.

Juan José Amengual:

Gramática de la Lengua Mallorquina

 

.

De la "Gramática de la Lengua Mallorquina" de Juan José Amengual, primera edición en 1835 y

segunda edición en 1872, reeditada en 1995 bajo el título de "Gramàtica de sa Llengo Mallorquina",

reproducimos, en homenaje al autor, el apartado dedicado a las figuras de construcción

(Tanto en castellano como en mallorquín conservamos la ortografía de la edición de 1872)

 

.

 

 

Figuras de construccion

 

     Las figuras de construccion son hiperbaton, elipsis, pleonasmo y silépsis.

     Hiperbaton invierte el órden de las palabras, como: es seus alàba càda cuàl, los suyos alaba cada cual. El pronombre séus, suyos, es el complemento del verbo alabar, y este del pronombre càda cuàl; de modo que en construccion natural debiera decirse: càda cuàl alàb' es séus, cada cual alaba á los suyos.

     Elípsis callam palabras esenciales á la integridad gramatical; pero no al sentido de la expresion, como: bònas tàrdas, buenas tardes, donde se calla el verbo tenir, tener, y un pronombre personal; pero se sobrentienden, pues equivale á decir: buenas tardes tenga V., etc.

     Pleonasmo aumenta palabras innecesarias al sentido de la proposición; no pero superfluas á su valor, como: digues m'ho à mi qui'u hé vist p'es méus uys, dímelo á mí que lo he visto por mis ojos; donde bastaba decir: dímelo que lo he visto, y así las palabras á mí y por mis ojos no son necesarias, pero tampoco superfluas porque aumentan la fuerza de la expresion.

     Silépsis falta á la concordancia gramatical; pero no á la concordancia del sentido, como: sa Magestàd es piadós, su Magestad es piodoso, donde el femenino Magestàd concuerda con el masculino piadoso; pero como Magestàd puede valer el tratamiento que se le da á un rey, el sentido del masculino piadoso concuerda con el sentido del masculino rey.

 

                                                                   Juan José Amengual:

                                         GRAMÁTICA DE LA LENGUA MALLORQUINA,

                                      Segunda edición, Palma, 1872, páginas 201 y 202

 

 

 

.____________________________